Con una dinámica presentación orientada a resaltar la importancia de la educación en salud de la población, en el cambio de actitudes y comportamientos, con respecto a la medicina preventiva, el Dr. Elmer Huerta Ramírez, Doctor Honoris Causa por la UNMSM, ofreció su conferencia titulada “Prevención del cáncer. Dos caras de la moneda en un hospital de Washington DC”, en el marco de las conferencias internacionales en medicina preventiva y regenerativa.

Prevenir antes que lamentar, es el lema que resume a cabalidad la labor que por más de 25 años viene cumpliendo el reconocido médico sanmarquino en concientizar a la población, profesionales y autoridades del área de la salud acerca de la importancia de la prevención de enfermedades en general y del cáncer, en particular.

Su interés por el tema surgió cuando observó que un gran número de pacientes acude al médico únicamente cuando presenta algún tipo de síntoma, que en el caso puntual del cáncer muchas veces se trata de estadios avanzados de la enfermedad, que resultan imposibles de curar. “Son gente que en gran medida usa la emergencia del hospital como un consultorio médico, generando un sistema de atención primaria extremadamente ocupado y saturado de enfermos”, lamentó.

Ante esa realidad, se preguntó si será posible convencer al público de que vea al médico antes de presentar síntomas, ya que de ser así “permitiría tener un sistema basado en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad; así como desarrollar sistemas de salud menos cargados de enfermedades avanzadas”, anotó.

Así, se embarcó en una cruzada para persuadir a las autoridades y población acerca de la importancia de la prevención, con el propósito de “crear un sistema de atención oncológica centrado en la promoción de la  salud y la prevención de la enfermedad, vale decir, más ocupado en el tratamiento de la enfermedad temprana (que sí es posible de curar)”, aseveró.

Para lograrlo, el destacado especialista en oncología estimó que es necesario comprender que la frecuencia de cáncer en una localidad, no solo depende de la biología del tumor sino también de la adopción de políticas de salud, programas de control de cáncer, leyes que garanticen el acceso al tratamiento de la enfermedad, programas de salud comunitaria y comportamientos individuales adecuados.

Sobre este último aspecto, el promotor de la medicina preventiva aseguró que es imperativo ofrecer al público la información que necesita para cambiar su actitud y comportamiento basados en un sinnúmero de prejuicios y falsas creencias. El reto es cómo brindársela.

En ese sentido, los medios de comunicación han sido una herramienta fundamental para sensibilizar a la población, que el Dr. Elmer Huerta ha utilizado tanto en el Perú como en los EE. UU., donde labora en el Instituto de Cáncer del Hospital Central de Washington.

Su estrategia de sensibilización comunicacional, que, a decir del Dr. Huerta, le ha dado buenos resultados, se ha basado en cuatro principios: difusión permanente (diaria), tratamiento de todos los temas vinculados con la enfermedad, empleo de todas las plataformas y canales de comunicación (radio, televisión, redes sociales), y evitar el comercialismo (promoción de medicamentos). “El único producto que se vende es: visite a su doctor antes de tener síntomas”, afirmó.

Una vez que la población ha sido sensibilizada, el siguiente paso fue la creación de un preventorio, definida por el Dr. Honoris Causa de la UNMSM, como “una institución dedicada a la prevención y detección temprana de las enfermedades, y a la educación del paciente, especialmente sin síntomas”.

Así, al hacer un balance de su trabajo a lo largo de todos estos años revela que un lado de la moneda ha sido “haber convencido a miles de personas, sin seguro médico, a que acudan a una consulta médica preventiva. En tanto, que el otro lado de la moneda ha sido descubrir que un 98% de pacientes con cáncer avanzado de colon y mama atendidos en el Hospital Central de Washington tienen seguro de salud”, refiere.

Estos resultados antagónicos se obtuvieron después de que, en el primer caso, la población conformada por latinos residentes en EE. UU. estuvo expuesta durante 25 años a programas radiales educativos diarios; mientras que los asegurados, constituidos por afroamericanos, no estuvieron expuestos a un programa educativo formal a largo plazo, lo cual evidencia la importancia de tener personas informadas, educadas y sensibilizadas con respecto a la prevención.

Ante un auditorio conformado en su mayoría por jóvenes estudiantes de medicina y de otras áreas de la salud, y tras recordar sus inicios en su profesión donde recibió la desconfianza e incredulidad de sus superiores ante lo que en ese momento era una novedad (medicina preventiva),  el Dr. Elmer Huerta los animó a perseguir y a luchar por sus sueños: “Nunca dejen de soñar, siempre vuelen alto apuntando al sol, y si tropiezan no se desanimen, pues caerán entre las estrellas”, finalizó.

Sobre el encuentro

Las conferencias internacionales en medicina preventiva y regenerativa, organizadas por el Centro de Investigación de Recursos Naturales (CIRNA) de esta casa superior de estudios y la comisión organizadora del 464º aniversario de la UNMSM, se realizaron el 9 y 10 de noviembre pasado, en el auditorio del Colegio Médico del Perú.

La reunión académica también contó con la participación de los Drs. Anthony Atala, recientemente distinguido como Doctor Honoris Causa de esta cuatricentenaria universidad; Jorge Tuma Mubarak, de la Sociedad Peruana de Terapia Celular, y Alfonso Zavaleta Martínez-Vargas, de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. El decano de la Facultad de Medicina de San Fernando, Dr. Herman Vildózola Gonzales, inauguró esta importante actividad.

Fuente: http://www.unmsm.edu.pe/noticias

Busqueda