Miércoles, 27 de Abril de 2016.

Hace 50 años, se formó el Cine Club San Marcos con un fin que ha sido capaz de trascender la trivialidad atribuida al cine actual: la enseñanza. Ese afán de aportar cultura y reflexión mediante obras cinematográficas es la esencia del cineclub sanmarquino, que continúa difundiendo películas de diversas temáticas, fomentando el debate universitario y, principalmente, revalorando el considerado sétimo arte.

Desde su creación, y de la mano de su director y fundador, Mg. Atilio Bonilla Carlos, el Cine Club San Marcos se ha posicionado como uno de los referentes para las diversas casas superiores de estudios a nivel nacional. “La excelencia en la organización, la promoción de las actividades y la acertada selección de los ciclos de cine fueron los factores que permitieron conseguir una gran participación del público, que se encontraba en un progresivo descubrimiento de nueva información cultural y artística”, recordó el Mg. Bonilla Carlos.

Durante todos estos años, a sus proyecciones, han asistido reconocidos cineastas, como es el caso del fundador del Cine Club de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), Francisco Adrianzén, quien aseguró que el motivo de asistir al Cine Club San Marcos fue siempre ver un cine que se alejara del mero espectáculo.

Esta idea también fue reforzada por el crítico cinematográfico Isaac León Frías, quien sostuvo que los cineclubes obtenían películas de fuera o recogían, de la cartelera de estreno, películas que pasaban inadvertidas o que eran especialmente destacadas. Así, se proyectaban, por ejemplo, filmes de reconocidos cineastas, entre ellos, Fellini, Bergman, Antonioni; según recuerda el crítico de cine Ricardo Bedoya.

Actualmente, el Cine Club San Marcos se encuentra en constante renovación y en la búsqueda de un espacio propio. El  profesor de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas (FLCH), Mg. Bonilla Carlos, plantea, además, la necesidad de que la asistencia y participación en este espacio cinematográfico sanmarquino sea parte del currículo de las carreras; de manera que complemente los cursos de los estudiantes.

“El cineclub es capaz de reunir a muchas personas en la búsqueda de necesidades culturales, políticas y sociales presentes en la sociedad audiovisual. Las obras de calidad las vemos cada vez menos. Hay una gran labor por hacer”, agregó el Mg. Bonilla Carlos.

Por todo ello, la importancia del cineclub sanmarquino en la sociedad actual, resulta evidente. Y, en palabras del director del Centro de Extensión y Proyección Social (CEUPS) de la Facultad de Ciencias Económicas, Dr. Jorge Manco Zaconetti —quien contribuye con la proyección de películas en la referida Facultad—: “Podrán pasar muchos años, pero el cineclub continuará con esta importante labor, porque promover estos filmes es una forma de conocer la realidad y de poder asumir otras experiencias en otras dimensiones humanas”, finalizó.

Un poco de historia

El Cine Club San Marcos se originó entre aulas universitarias sanmarquinas, en años donde los alumnos aspiraban al debate y a las revoluciones como forma de participación social. Era el tiempo en que la difusión de la cultura fue un espectáculo y el cineclubismo formaba parte de sus días.

Durante los años 1996 y 1975, las presentaciones se realizaban en aulas o en las instalaciones del Ministerio de Trabajo, donde se proyectaban hasta dos a tres funciones los días viernes, sábados y domingos. Sin embargo, llegó un tiempo de inestabilidad, en el que se empezó a ver al cine como un elemento de comercio y no como lo que es: un arte. El Cine Club San Marcos parecía desaparecer.

Luego, encontró lugar en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas; pero, desde hace cinco años, el Cine Club de Letras decidió denominarse Cine Club San Marcos, y comenzó a funcionar en el auditorio de la Red Telemática, un espacio más adecuado para la proyección de las películas.

Próximas presentaciones

Durante la programación por los 50 años del Cine Club San Marcos, se proyectarán 16 películas al año, consideradas obras maestras de la cinematografía mundial de afamados directores. , como Serguéi Eisenstein, Luchino Visconti, François Truffaut, Akira Kurosawa; además de cineastas nacionales, como Francisco Lombardi y el novel Salvador del Solar. Estas se distribuirán en ocho ciclos al año —cuatro por semestre—, y abordarán diversas temáticas, tales como la crisis económica y la Segunda Guerra Mundial.

De esta manera, el 17 de mayo a las 2:00 p. m., se proyectará Cuando pasan las cigüeñas (también conocida con Pasan las grullas), que refleja la crueldad de la Segunda Guerra Mundial y su impacto en el pueblo soviético. Mientras que, para el 19 de mayo a las 5:00 p. m., la película elegida es Ataque a Leningrado, filme inglés ambientado en 1941, que, además, destaca el rol de la mujer.

Fuente: http://www.unmsm.edu.pe/noticias

Busqueda