Martes, 22 de Marzo de 2016

En el marco de la adecuación a la Ley de Servicio Civil (Servir), la Oficina General de Recursos Humanos (OGRRHH) organizó la conferencia “Régimen disciplinario y procedimiento sancionador en la Ley Servir”, en la que participaron los directores administrativos y jefes de las oficinas y unidades de las Facultades y dependencias sanmarquinas.

En su disertación, el presidente del Tribunal del Servicio Civil, Dr. Carlos Morales Morante, sostuvo que la Ley Servir unifica el tratamiento disciplinario de todas las instituciones estatales. Esta normativa contribuirá a mejorar los estándares del servicio público mediante la meritocracia y el enfoque ciudadano.

“Considero que es fundamental que las entidades estatales, en este caso la UNMSM, tengan la acertada decisión de capacitar al personal sobre sus derechos y las normativas que rigen su labor en la función pública”, enfatizó el Dr. Morales Morante, quien también ahondó en el régimen disciplinario y en el Procedimiento Administrativo Disciplinario (PAD).

Señaló que el régimen disciplinario está comprendido por un conjunto de normas y procedimientos administrativos que buscan prevenir la comisión de faltas y tutelar los derechos de los servidores civiles. Además, indicó que cuenta con principios de potestad disciplinaria, entre los que figuran la inmediatez y la razonabilidad. Sostuvo que se requiere proporcionalidad de la sanción con la falta cometida y la oportunidad de aplicación. 

Explicó que una falta es una acción u omisión, voluntaria o no, que contraviene las obligaciones, prohibiciones y demás normatividad específica sobre los deberes de servidores. La comisión de una falta da lugar a la aplicación de una sanción respectiva. En tanto que una sanción corresponde a la determinación de una responsabilidad administrativa del servidor civil por una conducta —acción u omisión— irregular o ilegal, en desmedro del servicio civil, la entidad o un administrativo.

Este régimen disciplinario establece tres tipos de sanciones: la amonestación —verbal o escrita—, la suspensión y la destitución. A excepción de la amonestación verbal, que la efectúa el jefe inmediato, las sanciones se aplican previo procedimiento administrativo sancionador.

Anotó que para determinar una sanción se aplican los siguientes criterios: las circunstancias en que se comete la falta, la concurrencia de varias de estas, la participación de uno o más servidores en la comisión de la falta, la reincidencia en la comisión de este acto y el beneficio ilícitamente obtenido, de ser el caso.

PAD

Respecto a las características de la potestad sancionadora estatal, de acuerdo al Procedimiento Administrativo Disciplinario (PAD), se destaca la aplicación de los principios propios de la potestad sancionadora, el desdoblamiento de las fases de investigación y de sanción, la vigencia de las normas del debido proceso administrativo en las distintas etapas del proceso disciplinario, la aplicación de las mismas normas que limitan o restringen la potestad sancionadora, además existe una vía procesal y un órgano especializado para la resolución de las controversias en materia disciplinaria.

Para el inicio del PAD existe una prescripción de tres años de cometida la falta o un año después de conocida esta acción. El Dr. Morales aclaró que se aplican los dos plazos y finalmente se administra la norma más favorable. “El plazo cierto es desde que la Oficina de Recursos Humanos toma conocimiento de los hechos”, sentenció.

La conferencia, realizada el 14 de marzo, en el auditorio “Rosa Alarco Larrabure” de la Biblioteca Central, contó con la presencia de la jefa de la Oficina General de Recursos Humanos (OGRRHH), Abg. María del Socorro Torres Villanueva, y la jefa de la Oficina de Desarrollo y Bienestar Social, Lic. Norma Balbina Huiza Luna, entre otras autoridades sanmarquinas.

Fuente: http://www.unmsm.edu.pe/noticias

Busqueda