Martes, 21 de Febrero de 2017.

Con enfoques que promueven la diversidad de las universidades peruanas, tanto a nivel de beneficiarios, como en la demanda y el espacio en que se desenvuelve cada institución, el nuevo Modelo de Acreditación para Programas de Estudios de Educación Superior Universitaria representa un giro significativo en la concepción de la evaluación de la calidad educativa.

Así lo sostuvo el doctor Sandro Paz Collado, del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace), al precisar que el nuevo modelo se orienta a resultados, incentiva la reflexión, incide en una valoración cualitativa de la calidad educativa y motiva la mejora continua en pos de la excelencia académica.

Fue durante la jornada de capacitación sobre este modelo, dirigida a los jefes de las Oficinas de Calidad Académica y Acreditación de las 20 facultades sanmarquinas, organizada por la Oficina Central de Calidad Académica y Acreditación (OCCAA), dirigida por la doctora Antonia Castro Rodríguez, con el objetivo de promover la acreditación de las 65 carreras de pregrado, 102 programas de maestría y 26 doctorados.

En la cita, desarrollada el 16 de febrero en la Sala de Exposiciones de la Biblioteca Central Pedro Zulen, el expositor explicó que el modelo está organizado en 4 dimensiones o categorías generales, 12 factores y 34 estándares. La primera de ellas es la gestión estratégica, que evalúa cómo se planifica y conduce la institución o los programas de estudios. En esta dimensión, el perfil de egreso viene a ser un eje central y articulador del programa de estudio, conduce la planificación del programa, orienta el proceso de formación integral, cuyo logro debe verificarse en cada egresado.

En segundo lugar, se tiene la dimensión de formación integral, que evalúa el proceso de enseñanza-aprendizaje, el soporte a los estudiantes y docentes, así como los procesos de investigación y responsabilidad social.  En tercer lugar, la dimensión de soporte institucional, la cual evalúa los aspectos relacionados con la gestión de recursos, infraestructura y el soporte para el logro del bienestar de los miembros de la institución educativa; y, por último, la dimensión de resultados, que viene a ser la verificación de los resultados de aprendizaje o perfil de egreso y objetivos educacionales.

En ese sentido, la estructura del nuevo modelo considera como los 12 factores a la planificación del programa de estudios; la gestión del perfil de egreso; el aseguramiento de la calidad; el proceso de enseñanza aprendizaje;  la gestión de los docentes; el seguimiento a estudiantes; la investigación, desarrollo tecnológico e innovación; responsabilidad social universitaria; servicios de bienestar; infraestructura y soporte; recursos humanos, y verificación del perfil de egreso.

La jornada de capacitación fue complementada con un taller de trabajo donde los participantes, divididos en grupos, buscaron identificar las secuencias lógicas de los 34 estándares y relacionarlos para establecer una cadena o varias cadenas que permitan una sencilla implementación de los mismos.

Fuente: http://www.unmsm.edu.pe/noticias.