"América Latina resplandece en las historias que contamos con fulgores de azufre. Es un repertorio anormal el que se abre frente a nuestros ojos, entre la atrocidad y el delirio, pero de alguna manera planeamos como aves de presa sobre ese paisaje extraño, por anormal, lleno de historias seductoras, muchas de ellas determinadas por el poder".

Con estas palabras, el escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado dio inicio a su conferencia magistral "Cazadores de monstruos", actividad central del encuentro denominado "Literatura, periodismo  e historia en América Latina", organizado por la Cátedra Mario Vargas Llosa de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, dirigida por el profesor de Literatura, Mg. Américo Mudarra Montoya. Participaron también el past decano de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas (FLCH), Marco Martos Carrera y el escritor Alonso Cueto.

Para Sergio Ramírez, nuestra historia pública tiene una extravagante tendencia de parir personajes hechos a la medida de la novela. "Cuando la historia, que se mueve sobre el piso de la realidad terrena da a luz a una de sus criaturas, los mortales, que padecemos de la debilidad de la admiración por lo singular, o por lo anormal, solemos siempre decir que esa criatura parece 'un personaje de novela'".

Sin embargo, ¿dónde está la frontera entre novela y periodismo?, ¿cuál es el límite entre la narración imaginativa y la narración de hechos ciertos?, dijo Ramírez. "La vida nos entrega sus materiales a unos y otros, novelistas y cronistas, y los novelistas gozamos de más ventajas porque podemos alterar y trastocar los hechos".

En América Latina, consideró, verdad y ficción pasan a ser sacudidas por los mismos estremecimientos, o a caber en las mismas certidumbres. "Los dictadores no son materia agotada ni de la literatura ni del periodismo. No son fantasmas del viejo pasado, sino imágenes vivas del siglo veintiuno, arrastrados por la marea de la historia que no cesa de copiar sus eternos movimientos". Apuntó, por ello, que la ética ha sido demolida desde sus cimientos. "La principal violencia que sufrimos es la violencia contra la ética. (...) Pero junto a la violencia contra la ética, está también la violencia contra la democracia", aseveró.

"Pero es nuestra historia, y debemos contarla con palabras, con las mejores palabras, en el lenguaje mismo de la literatura, porque el periodismo, para trascender a su muerte diaria, debe ser siempre literatura, en la medida en que debemos verlos como arte. Hay una estética de la muerte, una estética del horror. No hay remedio", añadió.

Esta importante actividad académica, auspiciada por el Vicerrectorado de Investigación, a cargo del Dr. Bernardino Ramírez Bautista, se realizó el 2 de setiembre pasado en el auditorio José Antonio Russo Delgado de la FLCH.

Literatura y justicia

A su turno, Alonso Cueto indicó que ser escritor en el Perú o América Latina es un privilegio, "porque los escritores vivimos de los conflictos, de las desigualdades". Y si bien hay la necesidad de decir que las cosas no están tan bien, agregó, la novela no necesariamente tiene que ser política para mostrar esta desigualdad. Asimismo, recordando a Julio Cortazar mencionó que el escritor está cansado de protestar siempre por las mismas cosas "y como nadie escucha, tenemos que seguir insistiendo para ver si alguien escucha lo que estamos transmitiendo".

A continuación, el poeta Marco Martos, dirigiéndose al público asistente, mencionó que son los jóvenes los que pueden transformar nuestro país. "Ustedes, jóvenes, son los que pueden llevar la bandera de la justicia más allá de lo que nosotros hemos podido. Nosotros hemos podido algo, pero no hemos podido tanto, y está en manos de ustedes salvar al país a través de la literatura, tal como lo pide Sergio, o a través de la política, para que la inercia no nos venza, para que el Perú sea diferente, y esa antorcha de libertad, de democracia, de amor por la literatura es la que ha traído aquí a Sergio Ramírez y yo se lo agradezco desde el fondo de mi corazón", concluyó.

Además de los nombrados, estuvieron presentes en el público asistente el decano de la FLCH, Raimundo Prado Redondez, y docentes y estudiantes de Letras.

Fuente: http://www.unmsm.edu.pe/noticias